Saturday, June 4, 2016

TIEMPO PARA COMPARTIR JUNIO 2016 LDS/SUD

Los primeros principios y ordenanzas del Evangelio hacen posible que yo pueda vivir con Dios otra vez





(COPIA LAS IMAGENES DIRECTO)













ACTIVIDAD(MOBIL CON LOS PRIMEROS PRINCIPIOS Y ORDENANZAS
ESPANOL COPIALO DIRECTO
(VE ENLACE INGLES PARA VER COMO RECORTARLO)














DESCARGALO AQUI EN INGLES



Semana 1: La fe en Jesucristo nos lleva a amarle, confiar en Él y cumplir Sus mandamientos. 
Presente la doctrina y promueva el entendimiento: Escriba en la pizarra: “La fe en Jesucristo nos lleva a amarle, confiar en Él y cumplir Sus mandamientos”. Muestre a los niños algunas semillas. Pregunte: “¿En qué pueden convertirse las semillas?”. “¿Cómo saben que estas semillas germinarán?”. “¿Qué debemos hacer para que crezcan?”. Explique que nuestra fe en Jesucristo, al igual que una semilla puede crecer si la nutrimos. Analice las cosas que podemos hacer para ayudar a que nuestra fe crezca y explique cómo estas 
cosas nos llevarán a amar y confiar en Jesucristo, y a cumplir Sus mandamientos. Canten “La fe” (CN, págs. 50–51). Haga movimientos simples con las manos que vayan con la primera estrofa.

  • “No temas” (Liahona, febrero de 2005) Cuando el presidente Gordon B. Hinckley (1910–2008) partió a la misión, su padre le entregó una tarjeta en la que estaban escritas cuatro palabras: “No temas, cree solamente”.
  • “Lo contrario del miedo” (Liahona, enero de 2007)
    Una jovencita se vale de la fe para superar el temor a la noche.

Actividades



Semana 2: El arrepentimiento nos brinda el perdón. 
Presente la doctrina: Invite a los niños a abrir sus Escrituras y leer Doctrina y Convenios 58:42–43. Pídales que se fijen en lo que sucede cuando nos arrepentimos de nuestros pecados. (Si es posible, invite a los niños a que marquen estos versículos en sus Escrituras). Cuente brevemente el relato de Enós (véase Enós 1:1–4) y pida a un niño que lea Enós 1:5–8. Testifique que la expiación de Cristo hace posible que se nos perdonen nuestros pecados. Promueva el entendimiento: Explique que las personas que se han arrepentido y se les ha perdonado de sus pecados tienen el deseo de servir 
a Dios. Divida a los niños en tres grupos y entregue a cada grupo una de las siguientes láminas y referencias de pasajes de las Escrituras: Alma bautizando en las Aguas de Mormón (Mosíah 17:2–4; 18:1–17); Jonás (Jonás 1–3); los anti- nefi- lehitas enterrando sus espadas (Alma 23:4–18; 24:6–19). Explique que estos relatos hablan sobre la gente que se arrepintió de sus pecados y sirvió al Señor. Pida a cada grupo que repasen las Escrituras y se preparen para presentar una dramatización mostrando cómo se arrepintieron estas personas y sirvieron al Señor (enseñando el Evangelio, sirviendo una misión y rehusándose a pelear).

Relatos

  • “Limpia otra vez” (octubre de 2006, Liahona)
    Una jovencita comete un error poco después de su bautismo, pero sabe que puede arrepentirse.
  • “Kelsey comete un error” (julio de 2012, Liahona)
    Una historia sin palabras para los niños más pequeños acerca de una niña que pide perdón a su madre después de derramar esmalte de uñas sobre la alfombra. Incluye dos actividades sencillas.
  • “El regreso seguro al Padre Celestial” (abril de 2009,Liahona)
    El presidente Dieter F. Uchtdorf comparte una analogía de aviones para explicar cómo tomar decisiones y arrepentirse.

Actividad

Multimedia

Semana 3: Cuando me bautizo hago un convenio con Dios. 
Promueva el entendimiento: Pida a un niño que pase al frente del salón y abra los brazos. Luego coloque un libro en cada mano. Lea Mosíah 18:7–11. Explique que uno de los convenios que hacemos al bautizarnos es el de “llevar las cargas los unos de los otros para que sean ligeras”. Pregunte al niño que sostiene los libros si se le están cansando los brazos. Pida a dos niños que le ayuden a sostener los brazos. Analice algunas de las cargas que los niños puedan tener, tales como que se burlen de ellos, estar enfermos, sentirse solos, o tener dificultades en la escuela. Pregunte a los niños cómo pueden ellos ayudarse mutuamente para que las cargas sean ligeras. Inste a aplicar la doctrina: Explique a los niños que el bautismo es la puerta al camino que conduce a la vida eterna (véase 2 Nefi 31:17). En un lado del salón, coloque una lámina de un niño 
al bautizarse. Al otro lado del salón, coloque una lámina del Salvador y explique que en esta actividad esa lámina representa la vida eterna. Explique a los niños que permanecemos en el camino que conduce a la vida eterna cuando cumplimos con los convenios bautismales. Repase brevemente esos convenios (recordar a Jesucristo, obedecer los mandamientos y ayudar a los demás). Entregue a cada niño un papel con el escudo de HLJ. Pida a los niños que escriban en el papel un mandamiento que les ayudará a cumplir con sus convenios bautismales (si lo prefieren, pueden hacer dibujos para representar el mandamiento). Invite a un niño a que coloque su papel en el piso entre las dos láminas. Si es posible, ayude a los niños a encontrar el mandamiento en sus Escrituras y léanlo juntos. Repita esto hasta que los niños hayan creado un camino entre las dos láminas.





MI BOLSA DE BAUTISMO


















Cuando es bautizado, se hace un pacto, o promesa, para recordar siempre el Padre Celestial y Jesucristo. Puede recordar los convenios que al hacer una bolsa de bautismo!

Encontrar o hacer una bolsa blanca. Recortar las fotos de abajo, o encontrar algunos elementos reales para poner en su bolsa. Si usted no ha sido bautizado, hacen de esta bolsa para ayudarle a mirar hacia adelante al bautismo!

Bolso blanco: He sido bautizado, y yo soy puro y limpio.

Agua: fui bautizado por inmersión, al igual que lo fue Jesús.

Regalo: He recibido un don especial, el Espíritu Santo.

Toallita: me puedo quedar limpios de pecado mediante el arrepentimiento.

Jabón: pensamientos y acciones de limpieza me ayudan a sentir el Espíritu Santo.

Oído: Puedo escuchar al Espíritu Santo y siempre elegir la correcta.

Manta: El Espíritu Santo consolarme y darme fuerza para elegir el correcto, incluso cuando tengo que estar solo.

Escrituras: El Espíritu Santo enseña y ayuda a comprender y conocer la verdad cuando estudio las escrituras.

Corazón: Padre Celestial y Jesús me encanta! Puedo mostrarles amor por la obediencia a los mandamientos. Como me quedo cerca de ellos, voy a ser verdaderamente feliz.

Linterna: El Espíritu Santo se ilumina mi camino y me ayude a caminar en la dirección correcta.




Semana 4: El Espíritu Santo me consuela y me guía.
Promueva el entendimiento: Divida a los niños en grupos y entregue a cada grupo un pedazo de papel con las siguientes Escrituras: • “De cierto, de cierto te digo: Te daré de mi Espíritu, el cual iluminará tu mente y llenará tu alma de ” (D. y C. 11:13). • “Porque he aquí, os digo otra vez, que si entráis por la senda y recibís el Espíritu Santo, él os  todas las cosas que debéis hacer” (2 Nefi 32:5). • “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os  todas las cosas, y os  todo lo que os he dicho” (Juan 14:26). • “Y ahora, de cierto, de cierto te digo: Pon tu confianza en ese Espíritu que induce a hacer lo  sí, a obrar justamente, a andar humildemente, a   ; y éste es mi Espíritu” (D. y C. 11:12).
• “Y por el poder del Espíritu Santo podréis    de todas las cosas” (Moroni 10:5). Pida a los niños que busquen las Escrituras y completen los espacios en blanco. Luego pida a los niños que analicen lo que nos enseñan esas Escrituras acerca de cómo nos puede ayudar el Espíritu Santo. Invíteles a compartir algunas experiencias en donde el Espíritu Santo les ha ayudado. Inste a aplicar la doctrina: Explique a los niños que el Espíritu Santo nos ayuda de muchas maneras. Canten “El Espíritu Santo” (CN, pág. 56). Pida a los niños que levanten la mano cuando al cantar reconozcan una manera en la que el Espíritu Santo puede ayudarles. Pare la canción y analice lo que han aprendido sobre el Espíritu Santo. Continúe cantando y analizando. Comparta una experiencia acerca de la guía o consuelo que recibió del Espíritu Santo.

Relatos


  • “Él está escuchando” (junio de 2010, Liahona)
    Un niño aprende sobre la naturaleza de Dios y la oración y cómo el Espíritu Santo puede hablarle.
ACTIVIDADES