Friday, February 21, 2014

TIEMPO PARA COMPARTIR MARZO 2014


JESUCRISTO ES NUESTRO SALVADOR


















ayudas visuales de lds.org por mes
aqui esta el enlace en ingles por si no funciona el de espanol

Semana 1: Puedo obtener un testimonio de Jesucristo. 

Un testimonio cada vez mayor


Presidente James E. Faust
Cuando miro hacia atrás sobre mi vida, distingo una fuente de fortaleza singular y bendición. Es mi testimonio y conocimiento de que Jesús es el Cristo.

Un testimonio cada vez mayor

Mis queridos hermanos y hermanas y amigos, he vivido mucho tiempo. Cuando miro hacia atrás sobre mi vida, distingo una fuente de fortaleza singular y bendición. Es mi testimonio y conocimiento de que Jesús es el Cristo, el Salvador y Redentor de toda la humanidad. Estoy profundamente agradecido de que toda mi vida he tenido una fe sencilla de que Jesús es el Cristo. Ese testigo ha confirmado a mí cientos de veces. Es el conocimiento de coronación de mi alma. Es la luz espiritual de mi ser. Es la piedra angular de mi vida.
Como uno de los más pequeños entre ustedes, pero en mi vocación como uno de sus apóstoles, yo doy testimonio de Cristo como nuestro Salvador y Redentor del mundo. Desde este testimonio ha sido forjada por una vida de experiencias, por necesidad esto requiere mis experiencias relacionadas que son de naturaleza muy personal. Pero este testimonio es mío, y yo siento que el Salvador sabe que yo sé que Él vive.
La primera piedra angular de mi testimonio fue colocada hace mucho tiempo. Uno de mis primeros recuerdos era tener una pesadilla aterradora como un niño pequeño. Todavía recuerdo vívidamente. Debo haber gritado de miedo durante la noche. Mi abuela me despertó. Yo estaba llorando, y ella me tomó en sus brazos, me abrazó y me consoló. Se puso un plato de algo de mi arroz con leche favorito que había sobrado de la cena, y me senté en su regazo mientras ella me cuchara alimentado. Ella me dijo que estábamos a salvo en nuestra casa porque Jesús velaba por nosotros. Sentí que era cierto entonces, y todavía lo creo ahora. Me consoló en cuerpo y alma y me fui tranquilamente de vuelta a la cama, seguro de la realidad divina que Jesús hace velar por nosotros.
Esa primera experiencia memorable dio lugar a otras confirmaciones fuertes que Dios vive y que Jesús es nuestro Señor y Salvador. Muchos de ellos vinieron en respuesta a la oración ferviente. Cuando era niño, cuando perdía cosas como mi navaja preciosa, me enteré de que si oraba bastante difícil, por lo general lo pude encontrar. Yo siempre fui capaz de encontrar las vacas perdidas me fue confiada. A veces tenía que orar más de una vez, pero mis oraciones siempre parecía ser contestadas. A veces la respuesta fue que no, pero más a menudo que era positivo y que confirma. Incluso cuando no era, me enteré de que, en la gran sabiduría del Señor, la respuesta que recibí fue para mi mayor bien. Mi fe siguió creciendo a medida que se agregan bloques de construcción para la piedra angular, línea sobre línea y precepto por precepto. Hay demasiados de ellos para ser narrado de forma individual, algunos son demasiado sagrados para pronunciar.
Estas primeras semillas de la fe brotaron aún más cuando, como un joven del Sacerdocio Aarónico, recibí una confirmación de primera mano de la notable testimonio de los tres testigos acerca de la veracidad del Libro de Mormón . 

*mas relatos acerca del testimonio
                      *Actividades
  • “Un testimonio que crece” (julio de 2012, Liahona)
    Colorea las flores y las hojas de esta página cuando leas algo que sabes que es verdad o cuando hagas algo que fortalezca tu testimonio.
  • “El guante del testimonio” (octubre de 2008, Liahona)
    Instrucciones para hacer un guante del testimonio para ayudar a recordar cinco partes importantes de un testimonio.
  •  
Semana 2: Por medio de la expiación de Jesucristo me puedo arrepentir y  se me perdonarán mis pecados. 

IMAGENES Y RELATO DE ALMA HIJO CON TRADUCTOR

*MAS RELATOS CON ACTIVIDADES
  • “Jesucristo es mi Salvador y Redentor” (Liahona, abril de 2011)
    Una breve explicación de cómo Jesús sufrió y murió para salvarnos de la muerte y de nuestros pecados. Incluye una actividad para colorear al unir puntos, desde María en la tumba vacía.
  • “Jesucristo es mi Salvador y Redentor” (Liahona, febrero de 2010)
    Una breve explicación de la Expiación. Incluye un rompecabezas que muestra lo que la Expiación hace por cada uno de nosotros.
  • “El arrepentimiento y la Expiación” (Liahona, marzo de 2004)
    Una explicación de cómo Jesús pagó nuestra deuda al sufrir por nuestros pecados. Incluye una actividad para crear un librito para recordarte que sigas el ejemplo de Jesús.
  • “Jesucristo es mi Salvador” (Liahona, abril de 2009)
    Buscar pasajes de las Escrituras escritos en trozos de frutas y colocarlas en el árbol. El fruto del árbol representa las bendiciones que recibimos gracias a Jesucristo y Su expiación.
Semana 3: Jesucristo resucitó y yo también resucitaré.

VIDEO DE VIVIO JESUS UNA VEZ MAS   LO PUEDES DESCARGAR

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

¡Él vive!

Por Elizabeth Ricks

La hermana Núñez estaba enseñando a la clase de Rayitos de Sol. Tenía en las manos una lámina de Jesús que mostraba Sus heridas después de haber resucitado.
“¿Está diciendo que volvió a vivir después de haber muerto?”, preguntó Alicia.
José exclamó: “¡Sí, es cierto! ¡Y también nosotros volveremos a vivir!”.
¿Cómo sabía el pequeño José, de tan sólo 3 años, que Jesús había vuelto a la vida? ¿Cómo sabía que también él volvería a vivir?
Cada semana, José prestaba atención a las lecciones de la hermana Núñez, donde ella enseñaba sobre Jesús y compartía su testimonio. José atendía a sus padres durante la noche de hogar y en otros momentos, y también ellos le enseñaban sobre Jesús y daban testimonio de Él. El sentimiento que había en el corazón de José le decía que creyera las palabras de su maestra y de sus padres.
Tras haber resucitado, Jesús se mostró a Sus discípulos, pero Tomás no estaba con ellos. Los demás discípulos le dijeron a Tomás que habían visto a Jesús; sin embargo, Tomás dijo: “…Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré” (Juan 20:25).
Ocho días más tarde, Jesús se mostró a Tomás y le permitió tocar las marcas de los clavos en Sus manos y la herida de Su costado. Entonces Jesús dijo: “…Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron” (Juan 20:29).
Al igual que José, podemos creer en Jesús aunque no lo veamos. Nuestra fe aumentará al saber, sin ver, que Jesús es nuestro Salvador.

** recorta los dibujos de Jesús, María Magdalena, los Apóstoles y Tomás. Dobla las pestañas por las líneas de puntos para que las figuras se mantengan de pie.
 
*1. Muestre tres cajas de zapatos y saque, uno a uno, los pares de zapatos que haya en su interior. (También puede mostrar fotos o dibujos de zapatos.) Muestre un par de botas para representar a los soldados que guardaron la tumba de Jesús. Cuente el relato de tal modo que los niños puedan imaginarse que están con Jesucristo cuando depositaron Su cuerpo en la tumba. Luego muestre un par de sandalias para ilustrar el relato de María Magdalena. Pregúnteles a los niños cómo se sentirían de haber estado en el jardín de la tumba cuando se apareció el Salvador resucitado. Por último, muestre un par de zapatos como los que suelen llevar los niños y pregúnteles cómo se sienten al ser miembros de la Iglesia y tener el conocimiento de que van a resucitar gracias a la expiación y a la resurrección de Jesucristo. Testifique que Jesucristo murió y resucitó.

*MARIA MAGDALENA UNE LOS NUMEROS
* MI SALVADOR Y REDENTOR HOJA PARA COLOREAR


Semana 4: Puedo mostrar respeto por el Salvador al ser reverente. 

Relatos

Actividades